Revivir a veces no es tan bueno....

lunes, 13 de noviembre de 2006.

El día sábado después del trabajo, salí de compritas (algunas adelantadas a la Navidad), en compañía de mis primos, la novia de uno de ellos (la cual tiene una hija de su primer compromiso) y también nos acompañaba mi tío. Era algo tarde, estábamos muy cansados, hicimos nuestra primera parada en el negocio de mi tío pues debíamos dejar una mercancía. Los varones se bajaron del carro y nos quedamos esperándolos: la novia de mi primo, su niña -que por cierto es una nenita muy linda y educadita, como me gustaría que fueran todos los niños- y yo.
La novia de mi primo hablaba con su hija, yo estaba en silencio, observando sentada en el puesto de atrás de ellas y pude revivir una escena que más de una vez viví en mi infancia.
La muchacha regañaba a la niña (sin levantar el tono de voz), pero con la voz muy severa y firme. Al parecer la niña, de unos 5 ó 6 años de edad, había perdido 5 mil bolívares en la escuela (aproximadamente $2), parece que la niña había comprado alguna golosina y no había esperado su vuelto. La mamá la regañaba de una manera que me hizo recordar a la mía cuando ella tenía esa edad y yo la de la niña; para que tengan la idea de lo que quiero decir, la escena sería algo asi: "Mujer que cría sola a su única hija, que trabaja muchísimo, de situación económica un tanto difícil, donde su niña, tal vez, lo único que ha hecho bien y vale la pena en su vida. La niña que usualmente es muy tranquila, extremadamente callada y excelente estudiante y temerosa de cometer algún error esta vez se había EQUIVOCADO! y ahora estaba muy asustada pues ese error le costaría no solo la reprimenda, sino la inseguridad de encontrar la respuesta correcta al enorme "cuestionario adulto" que se le vendría encima, sin tiempo para pensar incluso y donde responder "no sé o mutis total" no era válido; además de la humillación de tener presente un testigo de todo este espectáculo: Yo."
Por primera vez, en más de 20 años, al ver esta escena entre la muchacha y su hija, al ver la carita y el comportamiento de la pequeña, volví a sentir lo que sentía en aquel entonces con mi mamá; sentí miedo, inseguridad, humillación, gran culpa por equivocarme, ganas de ser invisible... ganas de salir corriendo!
Yo no soy madre y no odio a la mía, por el contrario, la quiero muchísimo, le debo muchas cosas y reconozco todo el esfuerzo que ella ha hecho por mí, pero yo me pregunto si alguna vez ella cuando fue joven, o cualquier madre joven que tenga que criar un hijo sola, se dará cuenta que su pequeño o pequeña, cuando se equivoca sigue siendo tan solo un frágil niño, de la enorme inseguridad que le causa tratarlo con la dureza de un adulto. Que las reprimendas se hacen en total privado, que las palabras o actos duros marcan incluso más que una palmada. Será que el estrés hace que a veces se olviden que también fueron niñas y que a pesar que ahora son mujeres adultas, siguen equivocándose (tal vez más que antes) y saben que ya de por sí es doloroso y vergonzoso reconocer uno mismo el equívoco. No digo que no se deba corregir a los hijos, porque hasta en los Proverbios del Rey Salomón está escrito: "Corrige al niño en su juventud....", pero no estoy de acuerdo en aprovechar para descargar sin piedad el estrés laboral o los problemas de pareja con quienes no tienen (o teníamos) la culpa.
Hoy, 20 años después volví a sentirme "chiquitica" en todo el sentido de la palabra

10 Cromosomas liberados:

Anónimo dijo...

Hola amiga! Yo siempre recuerdo ese tipo de cosas que me sucedian con los adultos y la impotencia que sentia en aquellos moementos, por eso aunque tampoco he tenido hijos (si tengo sobrinos), intento tratar a todos los niños a mi alrededor con el respeto y consideración con la que a mi me hubiese gustado ser tratada, por eso a veces paso por consentidora pero así me gano el respeto y el cariño de ellos sin malcriarlos, saludos muy lindo tu post de hoy...

Anónimo dijo...

wow !!! me hiciste sentir lo mismo y sobretodo en un plano sentimental; que pasa cuando tu pareja te hace sentir asi!!! ... sin palabras!

Anónimo dijo...

Muy triste lo que acabas de comentar... porque yo soy una mamá muy severa y muy maluca... tengo muy poca paciencia, los amo con locura, pero es que hacen cosas que me desquician... son tremendos, revoltosos, desordenados. También lloro cuando he sido muy dura y al pie de su cama, les pido perdón, les beso la frente, ellos duermen... cuánto me duele ser tan dura, pero es algo que tengo que aprender a controlar. Mi madre fue muy exigente y eso marcó definitivamente mi vida .. espero que cuando seas madre, seas dulce y comprensiva, pero también sepas poner orden y que les ames, sobre todo eso!!

Pero ser madre es la mejor experiencia del mundo, ahí descubres el verdadero AMOR!!

Un abrazo!

Eduardo dijo...

MMMM, primero, siempre he pensado que "Los trapos sucios se lavan en la casa", asi que fué de muy mal gusto que ella hiciera esa escena allí...

Y segundo, pues, suele suceder, cuando uno hace todo bien, se esfuerza, es bueno en las cosas y comete solo un error, ERES UNA BASURA y todo lo demás desaparece en instantes. De hecho, una vez escribi un post al respecto...

Es que la gente espera de ti, siempre lo mejor, ay que los acostumbras a esos, y un error, entonces todo acaba...

No se si lo notaste, pero si me he sentido como esa niñita a veces...

Saludos! QUE ESTES BIEN!

Eddy dijo...

TU POST ME TRAJO RECUERDOS MUY DOLOROSO DE MI INFANCIA,PERO ESO ME SIRVIÓ A NO REPETIR LO MISMO DE NINGUNA MANERA......CARIÑOS

Lycette Scott dijo...

Está buenísimo este post, a mi realmente no me gustan los niños, pero los trato como seres que necesitan ser amados y respetados.
Besos

Anónimo dijo...

Hola! tengo varios meses leyendote y nunca te he comentado, aqui va mi primer comment:
Yo siempre odio ver a los padres rega~ando a sus hijos en publico, no me gusta ver a los ni~os llorar, pero realmente a veces no hay remedio y hay que controlarlos...
Lo triste es que uno repite las mismas ordenes, que uno solia recibir cuando se era ni~o, por ejemplo todos odiamos muchas veces cuando nos decian "bajate de alli que puedes caerte" en ese momento nosotros sabiamos que no era posible caernos y que era una orden estupida, pero hoy en dia inconcientemente vemos a alguno de nuestros familiares mas peque~os jugando a spiderman y repetimos: "bajate de alli que puedes caerte"

Eddy dijo...

Paso a saludar....cariños

whisper dijo...

Si mi linda, hoy somos capaces de entender esas cosas... algunos hasta de re flexionarlas, a veces me pregunto si somos así de buenos gracias a esos padres o por desgracia de esos regaños que nos hacen inseguros en otros ámbitos. Es la contradicción del no venir con un manual debajo del brazo en lugar de un pan.

De principio a fin, te doy toda la razón, muchos niños quisieran de adultos que sus padres hubiesen sido capaces de pensar como tú, al menos yo también lo hubiese querido así. De pequeños no somos capaces de semejante reflexión, sólo aceptamos y quisiéramos que nuestros padres fuesen como el del vecinito que sólo muestra la faz brillante de la relación.

Luego, como todos, también pensamos que nadie es perfecto... y queremos a nuestros padres muchísimo, pero también quisiéramos ser mejor que ellos, por eso estoy convencido que cada día existirán mejores padres, pero no dejarán de existir los "peores padres"

Y como también digo a veces, un amigo es aquella persona que habla mal de ti, sólo contigo.

New Sensation dijo...

Gracias a todos y cada uno de ustedespor sus comentarios.. ya veo que más de uno ha vivido en carne propia esa escena..
Un beso =)

 
Cromosomas Libres © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness |