Lima, Perú 14/08/1991 - Miranda, Venezuela 28/01/2009

jueves, 29 de enero de 2009.
adiós, Gordita
Tal vez para muchas personas no es importante un animalito.

Yo adoro los perros. Son animales especiales, fieles, no guardan resentimiento, cariñosos, para ellos una siempre es lo máximo y son los primeros en querer estar cerca de una. No juzgan, perdonan, siempre se contentan con vernos, en fin... tengo miles de motivos por los cuales prefiero un perro que - muchisimas veces - a un ser humano.

En mi pais tenia 3 perritos, 1 macho y 2 hembras. El macho es un cocker spaniel ingles, y las hembritas, King Charles Cavalier Spaniel y Poddle Mini Toy.

La más vieijita, mi gordita, era la King Charles Cavalier Spaniel, su nombre: Popita. Recuerdo que me la regalaron en el año 1991 cuando yo estaba en 5º año de secundaria. El grupito de las muchachas fuimos a casa de Jenny (otra más del clan), cuya perrita habia parido 5 cachorros. Cada una tomó un perrito - regalo de Jenny - ya que era nuestra manera de despedida de la etapa secundaria y no sabriamos si nos volveriamos a ver.

La Popita se me acercó desde que me vio, caminaba muy chistoso: de ladito; estaba chiquita, tenia apenas 1 mes de edad. Me enamoré de ella!! y a escondidas la lleve a mi casa rogando que esta vez mis abuelos sí me dieran permiso de poder tener un perrito. Gracias a Dios después de mil rogaderas, me lo permitieron.

Durante años, pasamos muchiiisimas cosas juntas.
En mi adolescencia, saliamos Popita y yo con mis amigas. Me defendió muchas veces de las maldades de mis primos, fue mi compañera de juegos, y lo que no olvido, que las tantisimas veces que me tocó llorar en silecio en mi cuarto, tú estabas a mi lado, sentadita mirandome con tus ojitos tristes, emitiendo lloriditos leves porque no te gustaba verme asi.

Recuerdo, mi niña, el día que te lleve de Perú a Venezuela! qué aventura!! Luego, cuando por temporadas jugabas con tu perrito de peluche, sintiendote mamá! Perdóname por no haberte permitido ser una de verdad! Aun asi, eras mi niñita consentida, la chiquita de la casa, la mimada!!

Me viste crecer, viviste mis alegrias, mis triunfos, mis tristezas, mi soledad....

Fuiste mi incondicional amiga silenciosa.

Cuando me vine a México, dice mi mamá que te quedaste más de dos semanas paradita detrás de la puerta esperando mi llegada, asi como solias hacer todos los dias cuando yo volvia de trabajar, solo que ya no volví... y no sabes cuánto lo lamento!!

No me pude despedir personalmente de ti, abrazarte cómo solía hacerlo, jugar con tus orejitas, sobarte la pancita y hacerte sentir que todo iba a salir bien, a pesar que ya no podías más.... solo para que no te vayas solita...perdóname por no estar!!

Tal vez esto a nadie más le importe, ya lo sé! pero para mí es grande, me tiene muy triste y extrañándote mucho!!
A ti, mi perrita peruana, que me acompañaste incluso a mi patria venezolana, me despido de ti, lejos, muy lejos... desde esta tierra mexicana.
Adiós, gordita!

3 Cromosomas liberados:

Achernar dijo...

Cromosomas:


Hola. Tienes un premio en mi blog. Si quieres recogerlo...

El león dijo...

es importante, te entiendo perfectamente, yo tenía un collie negro de pecho blanco que murió en mis brazos y lo sufrí y lo lloré más que nada ni nadie en toda mi vida... yo supongo que es por que uno sabe y siente que un perro no es como una persona, si le das tu corazón te lo devuelve, así sin más...

Anónimo dijo...

>Tan solo con leer esas letras se me llenaron los ojos de lagrimas, y digo esto porque al igual que tú, adoro a los perros, yo siempre he tenido pequeños, French, pero todos han muerto. Lo que si no podría olvidar todo lo que vivi con cada uno de ellos!.
NOS VEMOS
JOVANA

 
Cromosomas Libres © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness |