Necesito reencontrarme conmigo misma

miércoles, 16 de noviembre de 2011.
Hace un par de días, en un momento de instrospección, reflexionando y midiendo lo que había cambiado en mi vida, me di cuenta que hace unos años atrás yo solía ser una persona muy espontánea y expresiva.
Habían muchas cosas, que recuerdo, aun por simples, o pequeñas que fueran me alegraban mucho y me recargaban las pilas para seguir con mi día a día.
Recuerdo cuánto disfrutaba los desayunos familiares...esos en los que los días domingos yo esperaba con ansias para ser la "chef" de la casa y preparar algo con mucho cariño para mi familia. Ese domingo donde las pláticas de sobremesa se me hacían tan exquisitas. Era el reforzamiento del vínculo familiar que había sido sembrado en mí por años desde que tengo memoria.
Recuerdo también, que aunque mi familia es muy pequeña, siempre se nos había enseñado que los cumpleaños era una fecha muy importante para cada uno de nosotros por dos motivos: Un año más que disfrutábamos de la vida, alegría, metas y compañía  del o la agasajad@, y el hecho de que un día como ese, Dios le permitió venir a este mundo a cumplir alguna misión. Eran días de alegría, de cosas pequeñas, como por ejemplo un pequeño detalle como una tarjeta diciendo lo que cada quién quería expresarle por su nuevo año o algún obsequio útil, o algo espontáneo... el simple hecho de saber que otras personas, amistades o familiares, nos recordaran ya de por sí era un gran regalo. Ser importante para alguien!!! Wao!!!! Recuerdo que yo siempre esperaba las llamadas o mensajes de mis seres queridos.
Otra cosa que me gustaba mucho, era que mi abuelita, por ejemplo, se esmeraba mucho en hacer el platillo favorito del cumpleañero. No solíamos ser de pasteles (o tortas), algunas veces eran parte de la celebración pero no siempre. De todos modos, tratábamos de hacer ese día un tanto diferente a los demás, por lo menos hacer sentir especial al agasajado.
Otra de las cosas que recuerdo yo solía disfrutar mucho, era por las noches, escribir, o cerrar mis ojos e imaginarme cuentos con mis personajes favoritos, tratando de llevarme esas historias a mis sueños y poder vivirlas hasta despertarme.
Recuerdo que por las mañanas siempre me despertaba el olor de café recién colado que hacía mi abuelita...ese olor me ponía de muy bien humor!! aaaahhh como lo añoro.
....Y lo que más extraño y deseo con todas mis fuerzas que vuelva, aunque sé que no sucederá, es ver a mis perritos cuando me despertaba; ellos sentados al pie de mi cama, esperando que yo abriera los ojos para que saltaran a mi cama y empezaran a jugar conmigo...Eso es una tremenda "catarsis canina", como lo llamo, que últimamente he necesitado con urgencia para poder liberarme de tantas toxinas...toxinas del alma.
De verdad, necesito reencontrarme conmigo misma.

7 Cromosomas liberados:

Rafael Baralt dijo...

Querida amiga, me permito decirte amiga porque eres venezolana, vives en uno de mis paises favoritos y además piensas muy parecido a mí. Leí varios de tus artículos y este en particular me cautivó. Es muy vivencial y me reconecta con la simplicidad de la vida, aquella que cuando la tenemos no la sabemos disfrutar. Muchas veces nos empeñamos en buscar la plenitud y no nos percatamos que ya estamos en ella. Espero que ya a esta fecha te hayas reencontrado contigo misma. Por favor escribe más, me encanta tu estilo y como expresas tu sentir.

Me gustaría compartir contigo mi blog raguniano http://raguniano.blogspot.com/ donde escribo con mi mejor amigo sobre varios temas controversiales. Me gustaría conocer más de ti.

Recibe un caluroso abrazo desde Venezuela!

Rafael Baralt
@raguniano
@rbaralt

New Sensation dijo...

Bienvenido Rafael y muchísimas gracias por tus palabras.
Soy venezolana residente en México y por circunstancias diferentes, aun sigo intentando reencontrarme conmigo misma. Tuve nuevamente el chance de recuperar las vivencias que describí en este post y lamentablemente las volví a perder. Tienes muchísimas razón en decir que cuando tenemos la simplicidad de la vida no las sabemos apreciar. En este último chance que se me regaló (porque para mi fue un regalo del Cielo), la aproveché lo más que pude, pero por motivos que no pude ni puedo manejar, vuelvo de nuevo al punto de partida esperando con todo mi corazón que se me de otra oportunidad para poder compartir con los míos.
Saludos desde Jalisco, México! Gracias por la invitación a tu blog, pásare a visitarte.

Anónimo dijo...

Cuando empezé a leer tu nota no sabes como me sentí de identificada... no sé donde quedé, donde me perdí, me busco y no puedo encontrarme, perdí la alegria de todas las cosas simples de la vida, perdí las ganas de amar, las ganas de salir, de compartir, como que todo se fué, desapareció...yo que siempre fui tan alegre en todos los eventos familiares, de amistades en el trabajo, por mas que pienso no se donde estoy...y es tan dificil volver a encontrarme...

Anónimo dijo...

hola de casualidad encontré este espacio me parece muy interesante que tanta gente se pierda de arratos mas que interesante consolador ya que estoy transitando por esta perdida de mi misma pero leyendo lo publicado me fue suficiente para verlo desde otro enfoque creo que en realidad no nos hemos perdido simplemente vamos cambiando y no hablo de la edad puede pasar en cualquier edad vamos creciendo cerrando etapas y algunas son mas notorias que otras por ejemplo mientras formamos nuestra familia estamos en pareja nos vamos a vivir juntos agrandamos la familia los nenes crecen todo este proceso lleva años y no notamos siquiera quien esta y quien no porque tenemos la vida el alma y el tiempo colmado de actividades y responsabilidades pero cuando los nenes crecen dependen menos de nosotros recién hay notamos que dejamos atrás amigos estudios
trabajos etc entonces ahora no necesitamos reencontrarnos sino aceptarnos por que cambiar es crecer es un año mas es una nueva oportunidad de volver a ser como queramos porque no hay que ser siempre igual si todo cambia porque no nuestra forma de ser somos únicos he irrepetibles por ser tal y como somos ahora porque la espontaneidad a medida que formamos nuestra conciencia va menguando ya que todo lo razonamos mas la ilusion eso si que jamas debemos perder porque la vida es bella nos da cada día mínimas cositas que son grandes tesoros así que animo y gracias

Acerina dijo...

Mi vida también ha cambiado mucho. Me identifico contigo.
Necesito saber hacia dónde voy ahora. En quién me he convertido y como quiero continuar mi vida.
¡Espero que estés bien!

¡Se te extraña!

XoXo

Anónimo dijo...

Saludos desde Barcelona. ¿Qué harías como es mi caso si supieras el año de Armagedón?...y no quiero ser gafe ni agorero, pero es que lamentablemente lo sé con certeza y el día es oscuro y la noche es larga.

:-(

Anónimo dijo...

El saber el año es algo que hace que todo te parezca transitorio. Supongo que no me ibais a creer si lo argumento, pero tampoco pienso que sea adecuado. En todo caso es algo que debe ser necesario porque la sociedad no podía seguir mucho tiempo así y estoy seguro de lo que digo y no soy ningún iluminado. La suerte está echada y en el fondo me alegro, quizás haya esperanza de salvación para algunos y de la otra manera no la habría para nadie. Por mi parte sólo intentaré una última jugada antes de que vengan los 27 años de guerras, una jugada que haría que pudiese evitar estar aquí cuando se desarrollen los acontecimientos. Sólo dirá por último que en septiembre de 2016 morirá un ungido que ignoro su identidad, pero es seguro que así será.
Saludos desde Barcelona, una ciudad que sabe últimamente a cartón piedra y perdió hace tiempo todo su encanto. Aquí como en todo el planeta sólo cuenta como dicen en tu país la plata.

 
Cromosomas Libres © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness |